Home / Artes Visuales  / Un ojo dejé en Los Lagos

Un ojo dejé en Los Lagos

Homenaje a Violeta Parra, exposición colectiva.

Entrada liberada

22 de Abril al 21 de Mayo

Martes a Domingo, de 10.30 a 20.00 horas


El arte visual, la música y la poesía de Violeta Parra se vislumbran indisolublemente unidos en esta exposición. Las artistas que componen la muestra han desarrollado sus creaciones  luego de una  acabada investigación y desde una emocionalidad muy profunda. Las obras surgen de la admiración y de sentires compartidos, que se expresan en formas, colores y texturas.

Las pinturas presentadas por Verónica Astudillo giran en torno al canto a lo Humano y lo Divino, dos principios extensamente tratados por Violeta. El canto a lo Humano “Buenos días, día y buenos días sol” constituye una vasta iconografía biográfica. El canto a lo Divino, representado por “Rosita Clara”, recrea el culto popular de “el angelito”, rindiendo un homenaje a la hija menor de Violeta y simbolizando a través suyo a todas aquellos niños que han partido a los cielos.

Mane Moraga realiza la instalación “El sentir de Violeta… “, inspirada en la composición musical El Gavilán, donde recrea una dimensión trágica del bien y el mal. Señala la artista que se   inunda en el paisaje de Violeta  para sentir la pugna y el dolor vivido, tanto en la lucha entre el poder del fuerte  y la fragilidad del débil, como en el desamor que finalmente la llevan a su muerte.

La propuesta de Florencia Reid  “Voz al viento”, privilegia la palabra. Se caracteriza por

contener elementos plásticos e imágenes en íntima relación con los versos. Constituye una poesía visual, bordada y pintada sobre textiles reciclados.

Tere Ortúzar, quien conoció a Violeta siendo niña, recrea la obra de religiosidad popular “Cristo de Quinchamalí”. La artista relata  que toma prestado ese Cristo negro y doloroso, pero le incorpora un borde de color esperanzador y brillante, ubicado en un hermoso jardín y con un séquito de ángeles.

La serie “Cuánto será mi dolor”, de Paula Mazry, se inspira en la desgarradora letra de la canción Maldigo el Alto Cielo, el dolor del amor impreso en el terciopelo, pintado y bordado, donde incluye las figuras femeninas de sus grabados anteriores.

Tatiana Álamos, creadora ícono en nuestro país del rescate del arte popular, presenta obras trabajadas en distintas materialidades,  objetos poéticos conocidos como “cajas de poesía” ´, realizadas en latón junto a un tapiz de grandes dimensiones.

La riqueza de las propuestas aquí exhibidas nos entregan un universo de creatividad, de inspiración y de reinterpretación de los mensajes de nuestra extraordinaria y prolífica cantautora y artista plástica, Violeta, que continúa deslumbrando al país y al mundo.